“No podemos permitir que un producto alimenticio no sea seguro”

“No podemos permitir que un producto alimenticio no sea seguro”. Este fue uno de los conceptos que Jesús Ciria, vocal del Colegio, experto en Seguridad Alimentaria, defendió durante el taller sobre calidad alimentaria que organizó el Colegio en el marco del Día de las Profesiones.

 

El taller tuvo lugar el martes, 6 de junio, en la sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, dentro del programa del Día de las Profesiones, organizado por la Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid, con el fin de promocionar la función de los colegios profesionales entre la ciudadanía y dar a conocer las distintas profesiones y su aportación al desarrollo de la sociedad.



Jesús Ciria comenzó su intervención haciendo una aproximación al concepto de calidad alimentaria, “del que existen muchas definiciones, según el tipo de alimento”, aclaró, y que tiene una doble connotación, "desde el punto de vista de la cantidad suficiente para alimentar a todos y desde el punto de vista de la calidad del alimento".



Jesús Ciria, vocal de la Junta de Gobierno del Colegio, diferenció entre calidad objetiva y calidad subjetiva. Explicó a los asistentes que dentro de la calidad objetiva de los alimentos, aquella que se puede medir, hay que contemplar por un lado, la calidad higiénico-sanitaria, que hace referencia a las normas sanitarias que se deben cumplir durante el proceso de producción del alimento y abarca todas las fases por las que pasa un alimento desde que se produce hasta que llega a la mesa del consumidor (producción, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución y venta). “No podemos permitir que un producto alimentario no sea seguro”, afirmó.



UICM DiaProfesiones taller3 967



En este sentido, Ciria resaltó la importancia de la trazabilidad de los productos, es decir, el seguimiento que se hace desde que se produce hasta que llega a la mesa: cómo se ha cultivado, con qué productos se ha tratado, cómo se ha almacenado y transportado, etc.



Por otro lado, dentro de la calidad objetiva también se encuentra la calidad nutricional. “Los alimentos deben ser capaces de cubrir nuestras necesidades nutritivas”, señaló, “y eso también se puede medir”. “Podemos medir la cantidad de grasa, de proteínas, de minerales, etc.”. “De esta forma sabemos el valor nutritivo de un alimento”, añadió. Jesús Ciria reconoció que los consumidores exigen cada vez más que los alimentos tengan un valor nutricional determinado.



UICM DiaProfesiones taller967

 

Dentro de la calidad subjetiva, la que no se puede medir, este experto en Seguridad Alimentaria habló de calidad sensorial y calidad social. Estas dos “no influyen en la supervivencia del individuo”. La primera de ellas es la que se aprecia por los sentidos, es decir, el olor, el color, el sabor, la textura, etc. La segunda hace más referencia a las connotaciones que conlleva el consumo de determinados productos. Ciria se refirió al estatus social que conlleva, por ejemplo, consumir productos como caviar o un solomillo cocinado en un restaurante de lujo. Por otro lado, recordó que hay personas que no comen determinados alimentos, cerdo, o carne en el caso de los vegetarianos. La calidad social también está relacionada con una mayor sensibilización de los consumidores con el medio ambiente y, con ello, con técnicas de producción más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente.





Etiquetas: Formación,, Calidad, UICM, Alimentación, Servicios, Seguridad alimentaria, Día Profesiones, Ciudadanos, Taller, Jesús Ciria

ImprimirCorreo electrónico


banner congreso riegos 316x90

Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, puede consultar en el siguiente enlace. política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.
Modulo de cumplimiento de directiva EU sobre cookies