Ingenieros agrónomos, comprometidos con el medio ambiente

Ingenieros agrónomos y medio ambiente

El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias se suma a la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de junio, para concienciar sobre la necesidad de cuidar el planeta en el que vivimos. Aprovechamos este día para recordar la Carta Universal del Ingeniero Agrónomo, documento aprobado tras el VI Congreso Mundial de Ingenieros Agrónomos de Milán, desarrollado en el marco de Expo2015, en el que reflejamos nuestro compromiso con la sostenibilidad, la biodiversidad y el paisaje, entre otros principios.



La obra del Ingeniero Agrónomo representa un potencial considerable en los retos globales del siglo XXI, razón por la que proponemos cooperar en la definición de una estrategia alimentaria técnica y de sostenibilidad ambiental para todo el planeta y en particular para las zonas en vías de desarrollo, recogen los firmantes del documento, entre los que se encuentran el Colegio.



Esta Carta Universal del Ingeniero Agrónomo recoge 10 compromisos de la profesión con la alimentación y el medio ambiente. De ellos, hoy destacamos los siguientes:

 

2) Para la sostenibilidad

El Ingeniero Agrónomo en el desempeño de su actividad debe aplicar acciones que no agoten los recursos del planeta con el fin de garantizar las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de satisfacer las necesidades de las futuras generaciones.



La salvaguardia de la sostenibilidad es un deber ético y ambiental del profesional, sobre todo en un mundo cada vez más poblado en el cual los recursos naturales son gestionados con conciencia social y sostenible. Un mal uso de los recursos en tiempos en los cuales aún millones de personas pasan hambre es intolerable, no sólo desde el punto de vista ético, sino también ambiental, porque representa un consumo de recursos naturales inútil y con ello dañino.



3) Para la biodiversidad

El Ingeniero Agrónomo garantiza la custodia de la biodiversidad, se compromete a desarrollar y transmitir la diversidad genética para la alimentación y para la agricultura, y garantiza para las generaciones futuras “la variabilidad entre todos los organismos vivos, incluyendo, por supuesto, las del subsuelo, el aire, los ecosistemas acuáticos, terrestres y marinos y los complejos ecológicos de los que forman parte” (CBD, Río de Janeiro, 1992).



La tutela de la biodiversidad comporta para el profesional la obligación moral en la confrontación de las generaciones futuras de garantizar, en la actividad de planificación y proyección, el equilibrio entre biodiversidad y mejora genética, incentivando en la dinámica de las explotaciones las prácticas agrícolas que contribuyen a formar ecosistemas agrícolas en equilibrio, salvaguardando las interacciones que existen entre agricultura y biodiversidad y mejorando la eficiencia de las producciones. La promoción de las elecciones culturales que aumenten la biodiversidad de las explotaciones es la base para el respeto de tal principio.



carta universal ingeniero agrónomo



4) Para el suelo

El Ingeniero Agrónomo garantiza la protección y la gestión sostenible del suelo y la preservación de la capacidad para realizar funciones o servicios en materia de derechos económicos, ambientales, sociales y culturales.



La protección y la gestión sostenible del suelo conllevan para el Ingeniero Agrónomo la adopción de prácticas profesionales que mantengan inalterada la fertilidad del suelo y que contrarresten el deterioro.



El suelo representa un elemento esencial para la vida, es componente fundamental de los ecosistemas terrestres y del ambiente, es un recurso no renovable, y es un sistema complejo y dinámico que suministra una serie de beneficios al hombre y al ambiente a través de una pluralidad de funciones y de servicios: producción de alimentos y biomasa, almacén de carbono, filtraciones y transformación de nutrientes, sustancias y agua, reserva de biodiversidad y también ambiente físico para la actividad humana.



Contrarrestar la pérdida y valorar su importancia son factores claves para el bienestar actual y futuro del hombre y de la sociedad.



5) Para el paisaje

El Ingeniero Agrónomo protege el valor “territorio–cultura” como resultado de la sedimentación de factores históricos, sociales e institucionales del contexto local y promueve la valoración de la identidad local a través de la conservación del territorio rural y de sus tradiciones.



El profesional experto conocedor de la vocación productiva de la realidad territorial tiene el deber de promover modelos de desarrollo ad hoc en el grado de interconectar peculiaridades locales y áreas de producción. La gestión racional y prudente del “capital territorio” está dirigido a elaborar estrategias y diseñar en modo de transmitir el valor que la identidad de un territorio puede revelar.



El Ingeniero Agrónomo, a través de una correcta planificación y proyección territorial, asegura desarrollo rural, a saber el mantenimiento y el crecimiento de los sistemas socio-económicos locales.

 

Descargar la Carta Universal del Ingeniero Agrónomo completa



Etiquetas: Día mundial, Medio Ambiente, Ingenieros agrónomos

Imprimir Correo electrónico


banner congreso riegos 316x90

Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, puede consultar en el siguiente enlace. política de cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.
Modulo de cumplimiento de directiva EU sobre cookies