Soluciones de la ingeniería al problema de la sequía

Soluciones de la ingeniería al problema de la sequía

En este artículo, nuestro compañero Julián Martínez Beltrán aborda el tema de la sequía desde el punto de vista de la ingeniería agronómica, repasando las soluciones que esta ha aportado y analizando el futuro de la agricultura de regadío.

En España con frecuencia ocurren períodos sin lluvia que afectan a la agricultura de secano en zonas de clima mediterráneo, caracterizado por la irregularidad de las precipitaciones y su carencia en verano. Estos episodios secos interfieren en otoño las labores de siembra y en primavera son críticos para el espigado del trigo y cebada y para la consolidación del grano. También se dan días “de seca” en las zonas del norte de clima atlántico en primavera y verano que reducen la producción de hierba en los prados.

Sin embargo, el concepto de sequía está asociado a períodos prolongados sin lluvia que incluso comprenden más de un año hidrológico. Su efecto es la disminución del volumen de agua embalsada. Por ello son denominadas “sequías hidrológicas” para distinguirlas de las “meteorológicas” de más corta duración.

La alternancia de años lluviosos con secos justifica la necesidad de embalsar agua en los primeros para disponer de ella en los segundos. Las aproximadamente 1.200 grandes presas que configuran la gran infraestructura hidráulica española han garantizado el suministro de agua para cubrir las demandas con ciertas restricciones durante períodos de sequía.

Las sequías también inciden con cierto desfase sobre las aguas subterráneas, especialmente en acuíferos superficiales con respuesta más rápida a su recarga. En épocas secas el agua subterránea es una reserva estratégica extraída en los llamados “pozos de sequía”.



Tuberías de riego



Las sequías afectan desfavorablemente a la producción hidroeléctrica y al riego, con su repercusión sobre la producción agrícola, la agroindustria y el sector rural, pero causan mayor alarma social donde ocasionan restricciones al abastecimiento urbano.

En España las sequías son recurrentes. Las más recordadas por su duración y ámbito territorial son la de 1982-1983 y especialmente la de 1992-1995. En este siglo, la de 2004-2005, las que afectaron a parte de la cuenca del Duero y a las del Tajo, Guadiana y Guadalquivir. Recientemente, la del pasado año hidrológico 2021-2022 que continúa en la actualidad.

Las crisis ocasionadas por estas sequías motivaron la construcción de nuevos embalses con objeto de afrontar las futuras con más agua regulada. Por ejemplo, el embalse del Guadalcacín en Cádiz, que fue consecuencia de la sequía de 1982-1983, terminó de llenarse tras las lluvias de 1984-1985. Los de La Serena y Alange en la cuenca del Guadiana comenzaron a embalsar agua en 1996 tras la sequía de 1992-1995.

Otras infraestructuras han hecho también frente a sequías. El revestimiento de grandes canales de riego para evitar pérdidas de agua, por ejemplo, los de ambas márgenes del Ebro en su delta. Pequeños embalses de regulación de los canales de riego y de aprovechamiento de escorrentías invernales, como el de Melendo al final del canal del Bajo Guadalquivir. Asimismo, interconexiones entre embalses, como el del Zújar y Orellana.



Zona Regable Orellana



Sequías e ingeniería agronómica

También esas sequías han propiciado avances en la ingeniería agronómica para aportar soluciones mediante una doble vía: por un lado, disminuir la demanda utilizando menos agua de riego manteniendo e incluso aumentando en lo posible la producción agrícola; por otro, incrementar el volumen de agua disponible para el riego con recursos complementarios al agua embalsada.

Su descripción es el objetivo de este artículo enfocado a la agricultura de regadío, porque la de secano se defiende concentrando el cultivo en las tierras con mayor retención de humedad, los llamados “secanos frescos”, que en ocasiones necesitan drenaje de los excesos de lluvia. Ha sido redactado por el autor con contribuciones de otros agrónomos expertos en ingeniería de regadíos, que en sus respectivas regiones hicieron frente a las sequías mencionadas.

El riego localizado ha sido clave en el ahorro de agua del regadío. Al final de la década de 1970 comenzó en Canarias a sustituir al riego a manta de plataneras y al de surcos de tomate y patata. Progresivamente fue expandiéndose por la península para el riego de otros frutales y hortalizas, especialmente tras la sequía de 1982-1983.

Esta sequía también supuso la mejora del riego por superficie. Por ejemplo, en la Zona Regable del Bajo Guadalquivir el del algodón y maíz por surcos alternos, alcanzándose eficiencias similares a la del riego por goteo de esos cultivos. También la introducción de sistemas de cobertura total de aspersión para el riego de trigo y remolacha, así como del riego por goteo para algodón, tomate y otras hortalizas.

El IRYDA inició durante los años 1990 los estudios previos para la redacción del Plan Nacional de Regadíos horizonte 2008, que fue aprobado por el MAPA en 2001. Este plan priorizó la modernización de regadíos enfocada al ahorro de agua por dos caminos: disminuir las pérdidas en la red de distribución del agua de riego mediante la modernización de acequias o su sustitución por tuberías y ajustar el volumen de agua de riego a las necesidades de agua de los cultivos, mediante riegos a presión especialmente goteo.



Balsa Sequero agua regenerada felipe sanchez

Foto: Balsa del Sequero. Felipe Sánchez



Modernización de regadíos

La modernización de regadíos comenzó en 1998 mediante ayudas de los gobiernos central y autonómicos y a partir de 2000 por la actuación del MAPA por medio de la Sociedad Estatal de Infraestructuras Agrarias.

Según la Encuesta sobre Superficies y Rendimientos de Cultivos del MAPA, de 2002 a 2021 la superficie regada por gravedad ha disminuido de 1.398.172 a 864.136 hectáreas. La de aspersión ha aumentado de 750.601 a 897.174 y la de riego localizado de 992.560 a 2.116.591. Actualmente el método de riego preponderante es el localizado con el 54,58 por ciento de la superficie total bajo riego que alcanza 3.877.901 hectáreas. Le sigue la aspersión con el 23,14 por ciento y el riego por gravedad con el 22,28 por ciento.

Este es el resultado de la modernización de antiguos regadíos, del riego de olivares y viñedos y de la transformación de nuevos sectores de riego en zonas de interés nacional, por el esfuerzo de las administraciones y de las comunidades de regantes, en el que han participado numerosos ingenieros agrónomos.

En lo que va de siglo, los regantes han reducido su consumo de agua entre el 15 y el 35 por ciento según comunidades, con un valor medio en España de aproximadamente el 20 por ciento. Sin embargo, los riegos presurizados han elevado los gastos energéticos que, junto a la inversión en infraestructura de riego, les ha supuesto un gran esfuerzo económico.

Esta modernización ha llevado consigo el desarrollo tecnológico de las balsas de regulación, estaciones de bombeo y redes de tuberías con sus elementos auxiliares, caudalímetros, reductores de presión, automatismos y telecontrol para el riego programado y a demanda del regante con la utilización de sensores de la humedad del suelo a través de un teléfono inteligente. Además, sistemas de información geográfica y programas de cálculo y diseño para los estudios previos a la planificación y para la redacción de los proyectos de obras de riego y drenaje.



Riego escalonado de arroz

Riego escalonado de arroz



La respuesta inicial de los regantes a la reducción de las dotaciones de riego asignadas a sus comunidades, como la del 40 por ciento que, por ejemplo, tienen los de los regadíos de la cuenca del Guadalquivir a consecuencia de la sequía actual, depende del tipo de explotación.

En cultivos herbáceos concentrar el agua disponible en parte de su superficie regable y en cultivos de invierno-primavera evitando los de verano. En los regadíos del Guadalquivir este cambio supone pasar de dotaciones de 5.700-6.000 m3/ha para el riego de algodón, maíz y tomate a de 2.000-2.500 m3/ha para hortalizas como brócoli, zanahoria y alcachofa.

El arroz, por su elevado consumo de agua, es cultivo a limitar en épocas de sequía. En los regadíos de las vegas del Guadiana por la escasez de agua de riego. En los de la margen derecha del Bajo Guadalquivir por la salinidad del agua del río en las tomas de agua, causada por la falta de suficiente caudal en el río para frenar la intrusión de agua de mar en su estuario.

En plantaciones de árboles frutales, olivares y viñedos la opción es recurrir al riego deficitario y aplicar aportaciones puntuales en momentos críticos del ciclo del cultivo, aprovechando entregas puntuales de agua por parte de las confederaciones hidrográficas. Consiste en limitar el riego a períodos críticos del ciclo del cultivo, por ejemplo, en el olivo durante la floración y el cuajado y en la consolidación del fruto.

En regadíos de la cuenca del Guadalquivir permite pasar de consumos de 2.500 a 1.000 m3/ha en olivares intensivos con sistemas subterráneos de riego por goteo. Una práctica complementaria para reducir pérdidas por evaporación es cubrir las calles del olivar con restos de poda picada u otros restos vegetales, alternando con calles cubiertas de vegetación natural seleccionada.



Continúa leyendo este artículo en el último número de nuestra revista Mundo del Agrónomos (nº 51)




Etiquetas: Sequía, Mundo del Agrónomo, Artículos, Ingeniería agronómica

Imprimir Correo electrónico


banner congreso riegos 316x90

Utilizamos cookies propias y de terceros para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, puede consultar en el siguiente enlace. politica de privacidad y cookies.

  Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk